Política

Lavagna, en Dorrego, aseguró: “Yo soy candidato a presidente. Punto”

Yo soy candidato a presidente. Punto”, asevera Roberto Lavagna, por si lo que dice dejara dudas acerca de que el 27 de octubre dará pelea por Consenso Federal, la tercera fuerza que en las Paso tuvo más de dos millones de votos, 8,23 por ciento de los sufragios.

No obstante, sus dichos permiten una lectura entre líneas de sus coincidencias, y hasta quizá algún puente, con el Frente de Todos.

El candidato presidencial confirmó que el jueves pasado se reunió con dos colaboradores de extrema confianza de Alberto Fernández, los diputados Felipe Solá y el “camporista” Eduardo “Wado” De Pedro.

De todos modos, el exministro de Economía de Néstor Kirchner manifestó que “no hay que exagerar las coincidencias, pero tampoco las diferencias”, cuando se le pregunta acerca de los programas económicos de Consenso y del Frente de Todos.

No quiere a hablar sobre la hipótesis de que si Fernández asume como presidente lo convoque a ser parte de su gobierno, aunque apunta: “Ya llegará ese día, y entonces todas las dudas desaparecerán por la fuerza de los hechos”.

El exministro de Economía que compartió funciones en los albores del gobierno kirchnerista con el jefe de Gabinete y hoy candidato del Frente de Todos, habló telefónicamente con La Voz del Interior, desde Coronel Dorrego, adonde llegó el fin de semana para el 10º remate anual de la cabaña La Rosa María.

–¿Qué balance hace del desempeño de Consenso Federal en las Paso?

–Para un sector sobre el que se creía que no se iba a presentar, o que iba a ser superado por otras fuerzas, el saldo es positivo. El mensaje antipolarización estuvo presente y seguirá estándolo en las elecciones de octubre.

–¿Qué chances ve para el 27 de octubre?

–Seguiremos trabajando sobre la base de presentar ideas frente a determinadas circunstancias de la vida argentina, tratando de ser coherentes, como lo hemos sido. Después los ciudadanos decidirán con su voto.

–A principios de esta semana, ante una pregunta periodística, Alberto Fernández dijo: “Quién no querría tener a Roberto Lavagna como ministro de Economía”.

–En las últimas semanas he escuchado esto de (el ministro del Interior, Rogelio) Frigerio, de (el diputado Felipe) Solá, y ahora de Alberto Fernández, es decir de un lado y del otro de esta polarización que existió hasta las Paso. Yo les agradezco mucho, pero yo soy candidato a presidente. Punto.

–¿Cuál es su opinión sobre la decisión del Gobierno nacional de eliminar el IVA sobre los productos de la canasta básica en particular y sobre las otras medidas en general?

–Parecería que algunos se olvidan que las medidas de poner plata en el bolsillo son un planteo que hace dos meses hizo Consenso Federal con mucha firmeza. Y al menos parcialmente el Gobierno nacional parece que lo ha entendido. Después vienen los temas de instrumentación. En materia de subsidios siempre es bueno ser lo más preciso posible para evitar que terminen llegando a sectores que por su nivel de ingresos no los necesitan.

–Las medidas supondrán menores recursos por coparticipación para las Provincias, sin que ellas hayan sido consultadas por el Gobierno nacional.

–Hubiera sido interesante en este contexto político una consulta con las provincias, que por lo que se dice no hubo.

–Esta semana viene una misión del FMI, ¿Qué tendría que hacer el Gobierno dada la crisis que se desató estos días?

–Yo lo dije hace más de tres meses: el Presidente debió haber iniciado negociaciones para alargar al menos los plazos en los que hay que devolver la totalidad del dinero, 2021 y 2022. Y el jueves pasado propuse un replanteo, ya no sólo de los plazos sino más integral, dado que hay un cambio de política con las medidas.

–¿Cómo evalúa el comportamiento político del Gobierno tras su derrota del domingo?

–Está claro que hubo actitudes muy cambiantes. Prefiero quedarme con lo último: el Presidente hace bien en señalar que seguirá en el cargo hasta el 10 de diciembre; y Alberto Fernández también, al señalar que no es presidente electo y al moverse con prudencia. Pero costó llegar acá, hubo mucho zigzagueo previo del Gobierno.

–¿Piensa que por la inestabilidad del frente financiero y el tema social pueda generarse una crisis institucional?

–Esperemos que no. Por eso yo el jueves pasado hice una presentación formal con una serie de propuestas tendientes a alejar toda posibilidad de que ocurra cualquier evento desestabilizador y esto pueda desembocar en un nuevo gobierno el 10 de diciembre, como debe ser.

–Las propuestas económicas de Consenso Federal y del Frente de Todos aparecen similares. ¿Para usted es así? ¿Qué diferencias tienen?

–No es un trabajo que me toca hacer a mí, sino a los periodistas y a los expertos en economía. Simplemente, como sugerencia, diría que no exagere las coincidencias, pero tampoco las diferencias con el Frente de Todos.

–El jueves estuvo reunido con Felipe Solá y De Pedro, dos dirigentes que fueron en nombre de Alberto Fernández ¿Es así? ¿De qué hablaron?

–No sé si en nombre de él, simplemente pidieron la reunión, son obviamente personas conocidas. Tuve la reunión y la charla fue de orden general sobre el estado de la situación institucional del país. Nada más.

–¿Se acordó coordinar algún comportamiento político en función de la normalidad institucional?

–No, para nada. Simplemente quedó claro que es bueno dialogar en medio de la situación compleja que vive el país, y que el diálogo está abierto. Pero ni siquiera se rozó ningún aspecto de tipo político electoral.

–Una hipótesis: el 10 de diciembre Alberto Fernández asume como presidente y lo convoca a ser parte de su gobierno.

–Para qué vamos a hablar de hipótesis cuando nos sobran los problemas reales en la Argentina. Ya llegará el 10 de diciembre y entonces todas sus dudas desaparecerán por la fuerza de los hechos. De todas maneras, vuelvo a recordar que yo soy candidato a presidente. Punto.

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Cerrar
Cerrar