La ciudad

El Empalme Dorrego

Por Rubén H. Illescas (Hijo de un ferroviario)

Leyendo la noticia, publicada en la página de la radio, sobre la desaparición y posterior hallazgo de Mauri, el niño de 9 años, que tuvo en vilo a todo Dorrego y zona, durante 24 hs, encuentro que el mismo, ha pasado la noche, en un lugar, al que llaman el Desvío.

En realidad, se llama Empalme Dorrego y debe su nombre, a que allí “empalman”, determinadas vías férreas.
Hasta el año 1961, había un ramal ferroviario, que unía Dorrego, con las localidades de Faro, Gil, Zubiaurre, Oriente y llegaba a Copetonas. Tren de pasajeros, ida y vuelta en el día. Además, los de carga, sacaban hacia los puertos de Bahía Blanca y Quequén, la producción cerealera de la zona y hacienda para Liniers y CAP Cuatreros, en Gral Cerri. Después del cierre, vino el levantamiento de los rieles y la apertura del camino desde la ruta 3, antes paralelo a la vía , por el sector anteriormente ferroviario.-

Lo mismo ocurría con el ramal a J.E. Barra, que unía Dorrego con El Zorro, Descalzi, Indio Rico, La Sortija, Lasalle y Juan E. Barra. Éste, se mantuvo activo hasta 1993.También, en su momento, tuvo su tren de pasajeros, que acercaba a la gente de esas localidades, a Coronel Dorrego, pudiendo combinar con otros servicios, hacia Bahía Blanca o Capital Federal.-
Además, la “vía principal”, que corre de Bahía Blanca a Tres Arroyos, que en su buena época, tenía servicio de pasajeros, hacia y desde Capital Federal, con frecuencia diaria. Ésta se mantiene activa, concesionada a Ferrosur Roca, sólo con trenes de carga.-

En el Empalme Dorrego, había dos señaleros efectivos (a veces, si había necesidad puntual, eran tres), más un peón que facilitaba las tareas, especialmente en horario nocturno. Los efectivos, vivían allí, con sus familias.-
Mi padre fue uno de ellos. Yo crecí allí. Estuve desde 1957, hasta 1972, en ese lugar. Por las exigencias escolares, vivía más en Dorrego. Pero “mi casa”, era el Empalme Dorrego. Mi niñez, transcurrió allí.-

Recuerdo la gente que concurría, por tareas habituales, al Empalme. Entre ellos, puedo mencionar a Livio Anasi, gran amigo de mi padre. Gervasio García, era guardahilo. El vasco Alcetagaray, capataz de los “catangos” y muchos otros.-

Tengo muchas vivencias, de los años que transcurrí allí. Quizás la menos grata, fue cuando se realizó la huelga ferroviaria, en diciembre de 1961, ante el plan de ajuste y cierre de ramales, propuesto por el gobierno de Arturo Frondizi. Mi padre fue sacado de su hogar, en plena madrugada, a punta de bayoneta, por la Infantería de Marina y obligado a despachar trenes (dar paso seguro). No fue el único, a varios viejos ferroviarios, les ocurrió lo mismo. Vaya paradoja, quien comandaba esas tropas, era el Tte de Fragata Jorge Brusa, posteriormente, intendente de Coronel Dorrego. Lógicamente, la huelga se rompió y el gobierno logró sus objetivos de reducción y cierre de ramales, dando comienzo a la debacle ferroviaria, que culminaría con la privatización menemista.-

Finalmente, mi viejo se jubila en 1982 (yo ya no residía en Dorrego), siendo el último señalero efectivo, que tuvo el Empalme Dorrego.-

Vino luego el abandono y el saqueo de las instalaciones que allí quedaron.-
Vayan estas letras, como recuerdo y modesto homenaje, a todos los viejos ferroviarios de Coronel Dorrego y zona.-
Muchas gracias, por tomarte unos minutos y leer estas líneas.-
Saludos cordiales.

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

2 comentarios

  1. Habria que aclarar que el ramal de Faro, Gil, Zubiaurre, Oriente y Copetonas, continuaba por LinCalel, San Francisco de Belloc, Orense, Cristiano Muerto, Energia, Ramon Santamarina y Deferrari donde volvia a empalmar la via Tandil-Tres Arroyos-Bahia Blanca. Muy bueno el recuerdo y mucha nostalgia de tiempos idos. Habria que agregarle al empalme los versos de Berho “El cambista no camina
    con la blusa azul aquella,
    ni la máquina resuella
    con su aliento de neblina,
    ya no están en la oficina
    ni el jefe, ni el auxiliar,
    y no se oye repicar
    el telégrafo tampoco
    y los gorriones de a poco
    han terminao´ por copar.

  2. Muy interesante todo lo que comentas. Me interesa mucho la historia ferroviaria, y los avatares de los ramales que pasan y pasaban por Dorrego.
    Ojalá que todos estos recuerdos no se pierdan, y se puedan agregar a los tuyos los de otros de la zona.
    Yo recuerdo a Osvaldo Lemos, empleado ferroviario en los años en que practicaba para ser promovido como telegrafista en el Empalme Dorrego; andaba con un aparato telegráfico portátil sobre el que hacía sus prácticas.
    Rubén, muchas gracias por compartir tus recuerdos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Cerrar
Cerrar