Información general

Esto pasaba hace 5 años: el recuerdo de la doctora Rosenbusch

Así lo informó LA DORREGO. 48 AÑOS DE HISTORIA el 25 de junio de 2014:

Su vida se apagó en silencio, rodeada de un puñado de afectos y amigos, en el mismo silencio que caracterizó su vida. Una vida simple, alejada de cuestiones estridentes, de grandes luces o lujos.

A pesar de su bajo perfil, de su particular forma de ser, no pasó desapercibida y fue desde su condición de médica donde recibió aplausos y criticas; también en esta sociedad que suele marcar y diferenciar a “unos de otros”, fue víctima del agravio, de la descalificación, de la desaprobación.

No hubo respuestas sino desde su compromiso con los vecinos y pacientes, sus diagnósticos precisos hacían honor a un ojo clínico que la distinguía. Fue constante y hasta repetida profesional de GUARDIA en el Hospital Municipal, cumpliendo cabalmente con esa responsabilidad, de cuerpo presente ante la emergencia.

La parquedad de sus gestos, su decir sin vueltas y su forma desprejuiciada de actuar puso barreras para muchos; sin embargo para quienes la conocimos, pudimos saber de una mujer amplia, generosa, altruista, decidida y de una gran formación intelectual.
Decidió su destino dejando de lado la herencia de un apellido que era “una marca”, se desprendió de las cuestiones del dinero y la riqueza para vivir austeramente, para darse pequeños gustos y padecer por no acceder a otras conquistas.

Su placa fue ambulante como su vida misma.

No lució el éxito de su profesión, ni abrevó en la soberbia que suele generar la pleitesía que en este pueblo se rinde a algunos de sus pares.

No hubo grandilocuencias, ni conquistas materiales para mostrar.

Durante mucho tiempo un desvencijado Ford Falcon fue su medio de movilidad, con el que solía trasladar a sus pacientes a sus vecinos. Lo que alguna hizo con mi padre, cuando lo acompañó a internarse en los últimos días de su vida.

Flacos su bolsillo, tan delgados como su cuerpo, pero grande su corazón en la actitud de dar, desprendiéndose de efectos por el bien de los afectos.

En la fe encontró una posibilidad de servicio y en los últimos años se sumó a las acciones del Evangelio.

Fue parte de la historia de nuestro grupo de trabajo, acompañándonos fielmente desde 2011, formando parte de nuestros afiliados cuando nos constituimos en agrupación política.

Quizás nunca un nomenclador de una calle o de algún sitio la recuerde, la memoria de este pueblo suele ser esquiva y selectiva. Pero habrá quienes no la olvidaremos, de carne y hueso la seguiremos sintiendo: con sus virtudes y errores, con su mano tendida y el penetrante mirar de su ojos claros danto luz a tanta oscuridad.

En estas palabras nuestro recuerdo, nuestro acompañamiento para Laura, Gloria y el resto de la familia.
Dra. Rosenbusch que encuentre usted LA PAZ, esa misma paz que tantas veces se le negó en esta vida.

“Que Dios sepa cuidarla y pueda curarle tantas heridas abiertas en esta tierra”.

*TEXTO ESCRITO POR EL PERIODISTA HUGO SEGUROLA EN SU PROGRAMA NUEVO DÍA.

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Cerrar
Cerrar