Cultura

Cuentos aparecidos

POR JUAN IGNACIO GILLIGAN

Solo un escritor sabe lo que pesa un libro en el corazón.

El tiempo que lleva, todo el amor y el trabajo que un verdadero autor pone en él.

Un gusto poder estar en la presentación de Eduardo Reyes y su nuevo libro “Cuentos aparecidos” (el sexto si no me equivoco), dueño de un estilo y un tono particular, que tiene como escenario principal estas latitudes sureñas.

Como él mismo señalaba, durante la presentación, llega un momento en el que el autor se ve obligado a compartir lo que hace en su intimidad. Es necesario, cada tanto, subir al escenario, mostrar lo que uno hace. Independientemente del clima externo, de si la gente responde, de si está ciega, sorda o distraída.

Cuando el profesor Cristian Demarco lo presentó, resaltó varias cualidades del autor, entre ellas, la de ser un hombre multifacético. Esto, sumado al ejercicio periodístico, conforman las bases fundamentales donde emerge una ficción, que como el propio Demarco señala, es fácil de lectura, pero no por ello simplona.

Vale también decir que dicha naturalidad es lo que todo escritor busca y la que diferencia al novato del experimentado.

Estos relatos son muy nuestros. No los vas a encontrar en Netflix.

Son demasiados cercanos, naturales.

Ojalá sigamos acompañando a nuestros trovadores, a quienes da gusto leer y escuchar.

Ojalá lo hagamos cada vez en mayor número y no caigan, como tantos otros, en el olvido.

Porque con ellos se van pedacitos de nuestra historia. Y sin historia,

sin creatividad, sin libros ni arte, somos como

androides, incapaces de diferenciar el ruido de la música.

Capaces de mirar, pero no de ver.

¡Vivan los artistas, los libros y los escritores! (23-06-22).

Facebook Comentarios

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar