Crece la expectativa por el centenario de Progreso

Compartir

El entusiasmo se respira en el aire de El Perdido.

No es para menos: la comunidad guisasolense se prepara para cantarle el feliz cumpleaños a una institución emblemática que no solo nuclea la actividad deportiva y social de los pobladores sino que mantiene viva la pasión futbolera que le dio origen y lucha día a día por seguir de pie.

¡El querido club Atlético y Recreativo Progreso cumple 100 años y su gente, la de ayer y la de hoy, planea celebrar a lo grande, tal y como merece este gigante!

El festejo popular será el próximo domingo 4 de noviembre, con un almuerzo y baile multitudinario, a las 12.30, organizado en conjunto y con mucho esmero por la Comisión de Festejo del Centenario y la Comisión Directiva de la entidad, quienes desde hace meses vienen trabajando para que el evento sea posible y todo resulte impecable.

Carlos “Cali” Peciña, presidente de la Comisión de Festejos expresó sus expectativas respecto a la fecha que se avecina y adelantó que se espera contar un gran número de personas en una mega carpa que se montará para la ocasión en el predio del ferrocarril.

“Hemos trabajado mucho para organizar este festejo y estamos seguros de que quienes nos acompañen van a vivir un momento emotivo y muy especial”, expresó.

El club se fundó el 1 de noviembre de 1918 por impulso de los pioneros que pensaron en la necesidad de contar con una entidad deportiva y social. Su primer presidente fue don Pedro Balda.

“Es el más antiguo de Coronel Dorrego y primer campeón de la Liga de fútbol dorreguense en 1962”, dijo Peciña.

Comentó que el acto protocolar oficial se llevará a cabo el 1º de noviembre, fecha del cumpleaños. Se hará un homenaje en el cementerio a socios fallecidos y luego habrá una misa de acción de gracias en la capilla. En la sede del club habrá una muestra fotográfica y, a las 20, será el acto que culminará con una torta y brindis.

En las instalaciones del club se practica fútbol infantil y mayor -en una cancha ubicada a tres cuadras de la sede- patín y bochas. Además, en convenio con el municipio se dictan clases de baile, entrenamiento funcional y teatro.

“Tiempo atrás El Perdido supo tener una población muy numerosa, por lo cual, el club fue pensado para un pueblo grande”, dijo.

“El club siempre nucleó la vida social y deportiva del pueblo: en él se celebraron desde los actos escolares hasta las fiestas organizadas por distintas instituciones e inclusive, en el año 45 llegó a inaugurar sala de cine”, comentó.

Su sede, ubicada en una esquina, ocupa un cuarto de manzana y cuenta con un hall central, secretaría y dos salones -para 200 y 600 personas-, una cantina -que funciona como pub para los jóvenes los viernes y sábados- fogón, cancha de bochas y cancha de pelota paleta abierta, entre otros espacios que son disfrutados por los guisasolenses.

En el presente se está terminando la obra de gas para abastecer a todo el club y se proyecta el arreglo del techo del salón de fiestas.

“Tenemos el desafío permanente, como club, de sostener y fomentar la actividad futbolera, que tiene un costo importante, a la par de obtener los ingresos necesarios para mantener la sede”, expresó y agradeció a los socios y a todos los que día a día colaboran con el club y permiten que siga funcionando.

FUENTE: LA NUEVA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.