Líbero y memorioso: Mauro Gerk

ESCRITO POR FABIÁN BARDA EN LA PÁGINA DE FACEBOOK DE BOLA 8

Los primeros años de la década de 1990 comenzaban a nutrir a los planteles del fútbol local de nuevas figuras, esta vez no llegadas de otras ligas, ni surgidas en la tradicional quinta y sexta sino que comenzaba a cosecharse los frutos de la participación en LIFIBA, Liga de Fútbol Infantil “Provincia de Buenos Aires”.

En aquellos años, asomó a la primera de Ferroviario, un adolescente que, nacido el 9 de mayo de 1977, había roto todas las redes de la región en las categorías formativas por su capacidad goleadora y su potencia física: Mauro Gerk.

Le bastó una temporada en el Ferroviario que dirigía ese verdadero formador de hombres que es Carlitos Yezzi para consagrarse como el jugador del año en el competitivo 1993 y, después, llegará su paso por Liniers de Bahía Blanca como antesala de Newell´s Old Boys de Rosario, en la época que la cantera rosarina sacaba futbolistas casi en serie. Allí compartió pensión y edificó una amistad que el tiempo no hizo mella con “El Gringo” Heinze.

Debutó en “la lepra” en 1995 y estuvo allí hasta 1997. Fue precisamente en ese último año cuando fue convocado por José Pekerman para integrar el Seleccionado Argentino Sub – 20 que logró el título sudamericano, en La Serena, Chile. Compartió plantel con Franco, Serrizuela, Samuel, Placente, Cambiasso, Duscher, Cufré, Markic, Riquelme, Aimar, Quintana, Rodríguez, Romeo, Perezlindo, Calvo y Peralta.

Después edificó una larga, trabajada y sacrificada carrera que lo llevó a la idolatría en el fútbol mexicano, a punto tal que alguna vez declaró que era más reconocido en tierra azteca que en su país de nacimiento.

Días antes de la conmovedora despedida que le ofreció el Querétaro declaró que “para mí es lo mejor que me ha pasado en la vida, el haber conocido esta afición, me enamoré del club, de su gente; soy hincha del club. La verdad es que, para mí, haberlos conocido fue lo mejor y hoy disfruto ser un hincha de un club como Querétaro”, expresó.

Mauro jugo en C.A. Quilmes (1997 – 1998), C.A. Atlanta (1998 – 1999), Argentino de Rosario (1999 – 2000), Villa Mitre(2000 – 2001) y Atlético Rafaela (2001 – 2002).

A partir de 2002, comienza su impresionante carrera en México: Querétaro F.C. (2002), C.F. La Piedad México (2002), Cajeteros de Celaya (2003 – 2005), Querétaro F.C. (2005–2007), Dorados de Sinaloa (2007 – 2008), Querétaro F.C. (2008 – 2010), Club Tijuana (2010- 2011) y Cruz Azul Hidalgo (2012).

De regreso a la Argentina integró el cuerpo Técnico de Diego Cocca que llevó a Defensa y Justicia a la primera categoría del fútbol argentino, estuvo en el Racing Campeón del 2014 integrando el cuerpo técnico y también en el regreso de Coca a la Academia. Después hubo enroque: Coudet vino a Racing y Cocca y Mauro fueron a los Xolos de Tijuana.

Para nosotros seguirá siendo siempre Mauro, el hijo de Néstor y Marta, el hermano de Dante, también “goleadorazo” en inferiores, pero para el Querétaro “el eterno capitán”, el “único 9 de los Gallos Blancos” y para el fútbol de América el “Tanque” Gerk.

En 515 partidos, en el fútbol profesional, convirtió 206 veces, un goleador formidable, surgido acá en, el cada vez más centenario, Ferroviario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.