Historia y presente del casi centenario Hospital Municipal Eva Perón

POR PABLO JAVIER MARCÓ

En 1910, el por entonces senador Raúl Sánchez logró un subsidio para la construcción del futuro Hospital Municipal de Coronel Dorrego, obra muy ambiciosa que fue encarada por el intendente elegido Juan Carlos Cabello en 1912, quien se abocó a la construcción del nosocomio en precarias condiciones económicas.

Para juntar fondos que permitiera la concreción de la obra, se organizaron fiestas, bailes y kermeses, entre otras tantas realizaciones. Si bien en 1917 se interrumpió el gobierno del doctor Cabello, quien asumió como comisionado, Roberto Maciel, respaldó en forma incondicional la construcción del nosocomio.

En mayo de 1918, asumió como intendente Antonio B. Costa y una de sus medidas primigenias fue nombrar en junio de ese año al doctor José L. Negrete como director ad-honorem del Hospital Municipal y abocarse a la preparación de los actos de la inauguración.

Se confeccionó un programa de actos y fueron cursadas invitaciones a personas destacadas del pueblo y sus instituciones. Se hicieron 500 medallas plateadas, 500 de metal oxidado y 10 de oro.

El actual director del Hospital Municipal Eva Perón, Mauro Sueldo, consideró que si bien es de baja complejidad, ediliciamente está en óptimas condiciones por un trabajo constante de mantenimiento, actualización y el compromiso de todo el personal en cuidar su lugar de trabajo.
“Nuestro hospital, en algunos aspectos, alcanza a complejizarse para brindar mayor atención a la comunidad; sobre todo en los aspectos quirúrgicos, casos clínicos extraordinarios y en el tipo de patologías que se resuelven por guardia”, dijo.

Agregó que el centro de salud cuenta con la cobertura de las especialidades básicas, como clínica, ginecología y obstetricia, pediatría, traumatología, y cirugía. Además, las especialidades de neurología infantil, oftalmología, odontología, reumatología, gastroenterología, dermatología, otorrinolaringología y un servicio de salud mental (con psiquiatría y psicología), kinesiología y estimulación temprana.

Sueldo también destacó que el hospital cuenta con una estadística detallada de cada prestación que efectúa. Por ejemplo, en 2017 se realizaron 26.698 consultas de especialidades clínicas, 340 cirugías, 80 partos y cesáreas, a lo que deben agregarse las consultas de salud mental, psiquiatría, odontología y servicio de rehabilitación kinesiología y estimulación temprana.

“Desde el inicio de esta gestión gubernamental hemos logrado en el hospital obras de mantenimiento de gran envergadura, como el recambio de techos, instalación eléctrica central, moderna y adecuada a las exigencias de la aparatología que ha ido incorporando”, dijo el funcionario.

“Con respecto a los equipos diagnósticos, en 2017 se realizó la digitalización del servicio de Rayos X, incluyendo un mamógrafo digital, y en continuidad con estas tareas se está llevando a cabo la construcción de un moderno shockroom y la remodelación del centro de esterilización, además de la instalación de gases centrales en quirófano, sala de parto y recepción de recién nacidos”, enumeró.

Pertenencia

Sueldo también admitió el sentido de pertenencia de los vecinos con el nosocomio. “En una comunidad como la nuestra, la mayoría de la población ha hecho uso del hospital con un recién nacido, con un familiar enfermo o acompañando en sus últimos días a un abuelo de la familia”, explicó.

“Es grato sentir los comentarios de los vecinos luego de su estadía en el hospital, aquellos que por circunstancias fortuitas deben hacer uso del mismo, y que luego de su alta se encuentran sumamente contenidos, y no solamente atendidos, tanto por el personal médico, como también de enfermería y maestranza.

“También recibimos numerosas situaciones de víctimas de accidentes de tránsito, en los kilómetros de ruta que nos competen, luego de los cuales nos hacen llegar cartas de agradecimiento y en ocasiones se acercan personalmente para saludarnos”, agregó.

Finalmente, no ocultó su orgullo por ser el director del hospital dorreguense en el año de su centenario.

“Me hace sentir parte viva de un momento histórico, pensando y obrando cada día en bien de nuestra comunidad, con el convencimiento de que estoy retribuyendo algo de lo mucho que han dado en esta larga carrera de ser médico. Coronel Dorrego, como muchas otras comunidades del interior, necesita que sus hijos vuelvan formados y comprometidos con el trabajo y con los vecinos, que un día lo vieron partir en busca de futuro”, reconoció.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.