15 por ciento y sin cláusula gatillo: la cifra que ofrecerá Vidal a los docentes y que anticipa un inicio de clases tormentoso

El jueves próximo, cuando los ministros de Educación y de Trabajo de la provincia de Buenos Aires se encierren en una habitación con los jefes del Frente Gremial Docente, habrá comenzado la discusión que Mauricio Macri considera la más relevante del año. La paritaria del gremio que reúne a la mitad de los empleados públicos del distrito más poblado del país será la que marque la cifra que el Presidente espera para el resto de las discusiones salariales de trabajadores estatales y también de los privados.

Los funcionarios de María Eugenia Vidal ofrecerán un 15% de aumento y sin cláusula de actualización según los índices de inflación, conocida como gatillo. Con esa suba, se sabe, será prácticamente imposible que los docentes no pierdan poder adquisitivo en 2018, dado que todas las expectativas, públicas y privadas, superan ese número mágico.

En las oficinas de la Gobernación saben que esa cifra no conformará a los representantes de los sindicatos -todos los economistas pronostican hoy una inflación cercana al 20%- y por eso se preparan para veinte días de conversaciones poco fluidas. “Esperamos que de acá al 5 de marzo haya al menos 4 ó 5 reuniones con los docentes. Nosotros nos mostraremos siempre negociadores, pero no podemos ofrecer otra cifra que ese 15% que quiere el Presidente”, explicó un funcionario de Vidal.

La intención que mueve a la Casa Rosada desde finales de 2017 es terminar con el “gatillo” para “evitar la indexación de la economía”, según explican. Es un plan difícil de aceptar para los asalariados, que verán cómo sus ingresos terminarán creciendo a un ritmo menor al de los otros precios que sí están indexados, como alquileres, combustibles o, según promueve el propio Gobierno, las tarifas de los servicios públicos. En La Plata están determinados a cumplir esa orden, e incluso creen que en los últimos meses consiguieron una ventaja en la discusión con los docentes.

Roberto Baradel y Pablo Moyano
Los sindicalistas Pablo Moyano y Roberto Baradel se estrecharon la mano durante el cónclave del PJ
Por eso ya está en marcha una suerte de plan desgaste hacia la figura de Roberto Baradel, jefe del Suteba y la cara más notoria de los gremios docentes, que en las últimas semanas quedó más enredado en la disputa de la política partidaria. “Se sacó una foto participando en el armado que quiere hacer el PJ y otra organizando la marcha de Moyano. Eso lo puso muy opositor. Va a hablar en el escenario del acto de Moyano. ¿Quién le va a creer que cuando discuta con nosotros no va a estar pensando en su propia conveniencia política?”, se entusiasma un ministro bonaerense.

El funcionario prefiere no considerar que los docentes también podrán estimar que la oferta del 15% está determinada más por la necesidad política del oficialismo que por la situación presupuestaria de la provincia de Buenos Aires, que este año, y los que siguen, tendrá una situación algo más aliviada por la reposición de los fondos que estaban asignados a la reparación histórica del conurbano. Si no hay cláusula gatillo, ¿podría haber un mecanismo no automático para revisar el aumento si la inflación se dispara? “En la Casa Rosada no nos autorizaron nada de eso”, se sincera un hombre de Vidal que sigue de muy cerca las negociaciones.

Con esa restricción, en el gobierno bonaerense ya se preparan para que las clases arranquen con huelgas, tal como ocurrió el año pasado, cuando el primer mes quedó salpicado por los paros. Allí calculan que la gobernadora tiene el consenso popular suficiente como para enredarse en otra pelea con los gremios docentes.

“Nuestra expectativa supera el 20%, con cláusula gatillo, y que incorpore las sumas que están fuera del salario básico”, aseguró Baradel ni bien se conoció la convocatoria a la mesa paritaria. “El gobierno bonaerense no nos dijo que no a la cláusula gatillo. Hasta ahora no tenemos una negativa, a no ser que ahora tras los dichos del Presidente de la Nación (Mauricio Macri) la provincia de Buenos Aires actué con la misma decisión”, añadió Baradel.

En ese marco, el titular de Suteba dijo que buscarán “discutir una agenda integral que procure una educación pública de calidad, algo que no está ofreciendo el gobierno”. “Amerita que nos podamos reunir lo antes posible para poder discutir cómo se mejora la educación en la provincia de Buenos Aires”, concluyó. (Clarín).

5 comentarios en “15 por ciento y sin cláusula gatillo: la cifra que ofrecerá Vidal a los docentes y que anticipa un inicio de clases tormentoso

  1. Que paguen el 15 por ciento todo junto y sigan discutiendo. La inflacion va a superar ampliamente el 15 por ciento.

  2. el gobierno por que mejor no aumenta el sueldo un 200 por ciento como los impuestos, y estos últimos que los aumente un 15 por cientos asi nadie se va a quejar, o capaz que los amiguitos del gobiernos que no van a poder secarnos los bolsillos

  3. Así como los cinco dedos de una mano no son iguales, tampoco todos mereceríamos ganar lo mismo, si no se nivelara hacia abajo, debería existir una media y de ahí jugar hacia arriba y abajo de acuerdo a distintos parámetros como pueden ser, dedicación, puntualidad, capacidad, ausentizmo injustificado, etc.-, cómo puede ser que se queje por un insignificante 2, 3, o 10% en el porcentaje de aumento un llámesele bancario, docente u otro empleo que con amplitud superan varias veces el sueldo mínimo??!!

  4. Según los comentarios una docente no tiene derecho a cambiar de auto, no tiene derecho a ganar bien y a tener comodidades, tiene que darle la mejor educación a nuestros hijos con sueldo miserable en condiciones deplorables gastando la mayor parte del sueldo en materiales para los chicos y hasta en alimentos, porque muchas veces también lo hacen, y son quejarse y los políticos ganar fortuna por debatir cualquier ley pedorra que hasta ahora no ha silicio así nada.

    Vamos gente dejémonos de joder, los docentes también estudian, también son madres padres e hijos de alguien y merecen estar bien pagos como todos los trabajadores de cualquier rubro, tenemos que unirnos para luchar por sueldos dignos y no dejarnos atropellar por cualquier Gobierno porque hoy les toca a ellos, ayer a los empleados bancarios y mañana le puede tocar a cualquiera, no vale quejarse solamente cuando tocan las retenciones a la soja, no veo ningún tractor cortando la ruta por los docentes o bancarios o cualquier empleado de cualquier rubro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.