Con PhaWay e Hilda Lizarazu, nuestro distrito celebró 130 años

La jornada festiva en el predio del ferrocarril se extendió bastante más de la una de la madrugada. Artistas locales, actuaron con buen suceso en el escenario. El espectáculo de tango contemporáneo y acrobacia aérea, imponente e inédito. Y la ex-corista de Charly García y líder de Man Ray, repasó canciones propias y clásicos del rock nacional.

Una gratísima sorpresa para el público dorreguero fue la presentación de PhaWay
POR MANUEL MENDIONDO / ESPECIAL PARA LA DORREGO

En el marco de los festejos por el 130° aniversario del partido dorreguense, ante una buena cantidad de vecinos desparramados sobre el verde césped del predio del ferrocarril, el grupo Phaway primero e Hilda Lizarazu después, actuaron sobre el escenario aportando una cuota de despliegue, dinamismo, estética y música.

Esta conjunción esencial traducida en arte, fue lo que se apreció durante la tarde de ayer, con el sol que se escondía detrás de las sombras de los silos mientras los artistas locales plasmaban en música sus propios mensajes -también algunos covers-, y que se extendió cuando la luna, a veces limpia, a veces cubierta por nubes, observaba desde las alturas al igual que el público disperso en coloridas reposeras o en el suelo… al igual que el grupo de artesanos ubicados en su sector… al igual que las dos entidades en sus puestos de comida y bebida, apenas distanciados espaciadamente entre sí… la evolución de la celebración en el instante en que la bohemia del bandoneón, el teclado cristalino y la fuerza de la batería, iniciaron un espectáculo sin precedentes.

La Compañía Phaway trajo el Aerotango. Con una grúa, una plataforma en lo alto, y el tango electrónico fusionado con rock, algunos compases latinos y cumbia, que guiaba a ocho versátiles acróbatas, a más de treinta metros de altura, se ganaron los aplausos de cada dorreguense tan sorprendido como diseminado sobre las míticas tierras de nuestra ciudad. El espectáculo duró una hora e intercaló cielo y tierra, en un solo escenario.

Previamente, los artistas locales mostraron su compromiso con la música y principalmente, con las ganas de dar a conocer sus propias composiciones. El grupo “Guacala”, liderado por Marcelo “Panky” Sáenz, acompañado por Lucas Dumrauf en guitarra, Andrés Rodríguez en teclados, Esteban Suárez en bajo y Julián González en batería, fue la primera presentación ofreciendo un concierto con cinco canciones de autoría propia, como “Macetas”, “Escaparemos”, “Llueve”, “No está mal” y “Voy al sol”.

Posteriormente, se escuchó la voz de Cecilia Villalba interpretando canciones de Franco De Vita, Abel Pintos, Gloria Estefan, Amaral y Rosana.

La banda Toro Rojo, integrada por Joaquín Iaconis en guitarra y voz, Juan Eduardo Minnard (bajo) y Gian Vasconi (bateria), dejó atrás el tiempo de inactividad en el festival organizado por los Músicos Independientes de Dorrego semanas atrás y nuevamente convocados, mantuvieron la tónica del espectáculo ofreciendo un repertorio con tres canciones propias “Circulos entre cuadrados”, “Todo sigue igual” y “San Vicente”, y dos covers (una buena interpretación en inglés de un tema de Nirvana).

La tradicional banda “Trizas en el Aire”, con el estilo inconfundible de Luciano Bernal en voz y guitarra, Nicolás Paris (bajo), Bruno Hergenreider (teclados) y Julián Vega (batería), repasaron canciones de Coti Sorokin, Estelares, Babasónicos, Ciro y los Persas más una canción propia, se sumaron a la celebración que continuó el grupo musical Iyazzi, con la interpretación de cumbias cuyo sentido era mover el “esqueleto”.

Hilda Lizarazu dio un sólido recital donde no faltó el homenaje a los 50 años del rock nacional

Las agujas del reloj o los frívolos números del celular marcaban que veintidós minutos habían separado de las doce, cuando la popular Hilda Lizarazu predominó en el escenario y ofreció un repertorio con canciones tradicionales del rock nacional, tales como “La Balsa” de Litto Nebbia, un “mezcladito” de “Yo quiero a mi bandera” de Sumo, “De música ligera” (Soda Stereo), “A brillar mi amor” (Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota), “Buscando un símbolo de paz” y “Nos siguen pegando abajo”, ambos de Charly García, que se sumaron a sus populares composiciones como “Extraño ser” (popularizada por el grupo “Suéter”, a inicios de los ’90), “Lucía, la equilibrista”, “Hace frío ya” y “En el caribe sur”. Además, de sus labios, se oyó una versión de la canción “Los hermanos”, de Atahualpa Yupanqui.

Con la presencia de la artista y ex-corista de García, y el grupo Phaway… con el talento de vecinos de nuestra comunidad, con mate, empanadas, cerveza o lo que fuere que acompañe la celebración número cientotreinta del distrito… en la antepenúltima noche de un 2017 que perece y cuenta sus últimas horas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.