Leandro Etzel: “Sería una linda oportunidad para bajarlos”

Compartir

El jugador de Independiente desea que el domingo puedan ganarle a Ferroviario, líder de la tercera rueda, en el clásico de Coronel Dorrego, aunque no solo por el momento del aurinegro. “Pienso más en lo bien que nos puede hacer a nosotros ganar ese partido”, aclaró Etzel.

Sinónimo de fidelidad a la camiseta roja, dijo a BOLA 8 que siente orgullo jugar en el club que ama, recordó la experiencia cuando le tocó ser titular en las finales de 2013 y habló de su polifuncionalidad. “Ya no sé ni de qué juego ja, ja”.

ENTREVISTA: Facundo Severo Molina,
publicada en el Facebook de Bola 8

– Siempre jugaste de central, ahora justo en primera te toca hacerlo en otro puesto, ¿cómo te adaptaste?
– Central y lateral, siempre jugué en esas posiciones. Ya el año pasado “Tavi” (Brusa) me había puesto algunas veces como volante de contención, y este año en reserva también. Es un tema que lo tomo con humor diciendo que ya no sé ni de qué juego ja, ja. Pero trato de cumplir con lo que me pide el técnico, tratar de escuchar lo que me dicen mis compañeros, y apoyarme en el “Ruso” (Rassmussen), que tiene mucha experiencia y tenerlo al lado me facilita mucho las cosas. Es una posición que me gusta, en algunas cosas se asemeja al puesto de central, pero se corre mucho más. Trato de mantenerme ordenado, estar atento a cubrir los espacios y hacer los relevos, pero también jugar cuando tenemos la pelota.
– ¿Quizá tenes menos presión? De volante, si el rival te pasa, están los defensores, de central si sucede lo mismo dejas al rival de frente al arco…
– Sí, seguro. Eso me da más tranquilidad para salir a cortar y lo mismo para presionar. Hay un tiempito más para recuperarse si fallas.
– Pocos jugadores hay fieles como vos a Independiente, sabiendo que en tu puesto en primera siempre estuviste bien cubierto y que por ahí podías haber apuntado a otro club para jugar en esa división, ¿digo bien?
– Sí. Varias veces me han dicho que si iba a otro club podía llegar a tener más chances, pero me puede mucho más el sentimiento. Independiente es mi casa, soy hincha, no podría ponerme otra camiseta. Hace años mantiene la defensa y siempre han sido de los mejores de la liga a mi entender.Y además nunca me molestó ser suplente de los que están y estuvieron. Entonces en parte para mí es un orgullo estar por detrás de ellos. Uno siempre quiere jugar, pero nunca me molestó esperar mi oportunidad, sumar de donde me toque y aprender de los más grandes.
– ¿Has tenido ofrecimiento de otros clubes?
– No, formalmente no. En broma algún conocido me habrá dicho alguna vez “venite para acá”, pero nunca dudé, siempre fue un “no” ja, ja.
– ¿Pero a veces no te has renegado y te dijiste ‘con el partido de hoy, alguna chance me tienen que dar’…?
– Uno pasa muchas veces por distintos momentos, hoy más grande y maduro te digo todo esto, pero alguna vez no te voy a negar que me enojaba o sentía que merecía un poco más. Por suerte nunca pasó de ser más que un bajón de un par de días. Eso nunca me llevó a bajar los brazos, al contrario, intentaba seguir mejorando para lograr esa esperada chance. Un ejemplo claro es el de 2013, jugué muy poco durante todo el año, y sin embargo terminé jugando las dos finales, siempre recuerdo ese año como ejemplo de que hay que saber esperar, que todo llega siempre y cuando uno haga las cosas bien.

– Justo en esas finales te toco tener continuidad, ¿que recordás de ese último título oficial de Independiente?
– Fue lo más lindo que me tocó vivir jugando al fútbol. Fue una gran emoción, no me lo esperaba ni me lo hubiese imaginado antes. Pero desgraciadamente tuvimos varios lesionados en esa última parte y por eso termine jugando. Recuerdo haberlo vivido con mucho nerviosismo, mucha ansiedad. Esas semanas prácticamente no dormí. Pero gracias a la confianza de mis compañeros pude jugar y estar tranquilo dentro de la cancha. Sufrimos mucho porque se terminó definiendo por penales, habían sido dos partidos muy parejos, pero fue merecido. Independiente hizo un buen papel ese año y había un lindo equipo. Recuerdo mucho esas dos finales y creo que es algo que jamás voy a olvidar.

– Jugaste más en reserva que en primera, ¿crees que se debería darle más importancia a esa división?
– La reserva es una categoría difícil, tiene que lidiar con las propias bajas del equipo sumado a las de primera, porque está hecha para eso, para alimentar a la primera. Por eso es muy difícil mantener un equipo. Creo que se le debe dar importancia y debería ser parte de un proyecto desde inferiores a primera donde haya una línea de continuidad, que no se corte ahí en el medio. Que les sirva a los más chicos para empezar a vivir un vestuario con gente más grande, jugar a otro ritmo, tener otro roce, pero siempre con una determinada idea de juego, para que el salto de menores no sea tan brusco. Igual en esa categoría siempre quise ganar, aunque se perfectamente que ese no es el fin, cuanto más competitiva sea la categoría, más lindo y motivante es.
– ¿Se pega mas o no?
– Sí, creo que sí. Salen partidos muy trabados y disputados, lo que lleva a que haya más roces. Se juega fuerte y por ahí al haber más espacios se anda por demás con la pelota.
– Hablaste de 2013, ¿es difícil repetir lo de ese año?
– Ese equipo tenía la ventaja de tener una base de jugadores que ya se conocían de años atrás, reforzado con 2 o 3 jugadores que aportaban jerarquía y se acoplaron perfectamente. Había un plantel bastante largo y competitivo donde las lesiones de las que hablé anteriormente, no impidieron que se pudiera ganar. Si me hablas de repetirlo este año, te digo que me parece difícil pero no imposible. La diferencia está en que este año nos ha costado mantener un equipo, hubo muchas bajas y eso nos lleva a estar rearmándonos constantemente. Si miras el equipo que ganó la primera ronda y el de ahora, hay muchas diferencias. Es más, yo la primera ronda la vi desde afuera del alambrado, hoy me toca jugar. Pero más allá de todo eso, no hemos perdido en este torneo, y confío mucho en que podemos dar pelea.
– Siempre se dice que Independiente cuando llega a las instancias decisivas se agranda, ¿están esperando llegar a eso?
– Sí, se dice y yo particularmente creo también que Independiente siempre tiene un plus en esas instancias. Pero tampoco se puede esperar y dejar todo en manos de eso, necesitamos llegar lo más enteros posible, encontrar el equipo y ganar para recuperar la confianza. Ojalá eso se dé contra Ferroviario, nos vendría muy bien.

– ¿Haber perdido el último clásico duele aun mas, sabiendo que no estaban acostumbrados?
– Duele, siempre duele y mucho perder un clásico. Puede que haya sido mayor el golpe por no estar acostumbrados, pero hay que ser consciente que no se puede ganar siempre.
– ¿Ustedes llegan a este partido más tranquilos, siendo que están clasificados y ellos con la posibilidad de ganar la tercera rueda?
– No sé si tranquilos…El hecho de ya estar clasificados no significa que hay que relajarse, nosotros mismos tenemos que obligarnos a ganar, tanto para sumar y quedar lo más arriba posible como para hacernos fuertes en el juego y en lo anímico. Ellos vienen bien, han hecho un gran trabajo en esta rueda, pero los clásicos son diferentes. No importa como esté cada uno en la tabla, como vengan jugando, es un partido aparte. El resto son condimentos.
– Imagino que con las ganas de bajar al clásico rival justo cuando está peleando el campeonato…
– Obviamente, es un condimento extra. Un motivo para tener aún más ganas de ganar ese partido. Nosotros sabemos que vienen bien, sería una linda oportunidad para bajarlos. Pero como te dije antes, pienso más en lo bien que nos puede hacer a nosotros ganar ese partido que en lo mal que le puede hacer perderlo a ellos.
– Mediocampo combativo y el goleador… ¿de que mas deben cuidarse de Ferro?
– De mitad de cancha para adelante es donde son más fuertes, juegan bien y complican. Sergio (Lindner) está pasando un gran momento, es una preocupación para cualquier equipo. También tenemos que ser cuidadosos en la pelota parada, tienen varios jugadores que van bien de arriba. Creo que va a ser un duelo muy parejo y cerrado, tenemos que tratar de hacernos fuertes en la tenencia de la pelota y a partir de eso intentar manejar el partido nosotros.
– Están en una etapa de transición, de “los viejos” en sus últimos años y los nuevos haciendo sus primeras armas… ¿sienten ese proceso?
– Sí, se siente. Este año se le ha dado la posibilidad de jugar y debutar a varios chicos del club. Es muy lindo ver que pase eso. Yo veo a muchos pibes que van a andar bien a futuro. Pero a la vez hay que darles tiempo para que se adapten y vayan afianzándose. Esas transiciones cuestan, por eso siempre es importante contar con jugadores de experiencia para que guíen a los más chicos. Eso por suerte lo tenemos y ojalá los más grandes del plantel se queden por un largo tiempo más. Son pilares fundamentales y no hablo solamente de lo futbolístico. Son ejemplo en muchos aspectos y eso lo tienen que valorar y copiar los más chicos.

– Soles tuitear bastante seguido sobre Independiente, tus sentimientos y alguna gastada a los primos, ¿se puede jugar y ser hincha a la vez? ¿Cómo te imaginas el domingo a las 17.30?
-Siempre traté de no mezclar una cosa con la otra, por suerte se me hace más difícil controlarme afuera que dentro de la cancha. Y digo por suerte porque si uno dentro de la cancha se deja llevar por los sentimientos puede cometer errores. Quizás por eso después use el twitter como descarga, ja, ja. Pero es lindo y me considero un afortunado de poder ponerme la camiseta y jugar para el club que amo, por eso trato de disfrutar al máximo. El domingo a esa hora tengo la ilusión de estar abrazando a mis compañeros, festejando una victoria. Ojalá que así sea.

FICHA TÉCNICA
NOMBRE COMPLETO: Leandro Matías Etzel
FECHA Y LUGAR DE NACIMIENTO: 26 de Junio de 1991 en Coronel Dorrego
TRAYECTORIA: Independiente
APODO: Leo
HINCHA DE: Boca Juniors e Independiente de Dorrego

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.