Quieren que víctimas de violencia de género hagan defensa personal

defensa personal

En dos semanas, el Poder Legislativo de Neuquén decidirá si convierte en ley un proyecto presentado por el diputado del Frente Renovador Gabriel Romero –y avalado por seis bloques más– que propone que las víctimas de violencia de género reciban cursos gratuitos de defensa personal dictados por el gobierno provincial.

La presentación del proyecto levantó polémica, porque el primer argumento que se dispara es “no se puede responder a la violencia con más violencia”. Sin embargo, tanto el diputado neuquino como instructores de cursos que, en otras ciudades del país, se organizaron a través de ONGs que protegen a las víctimas de violencia de género, afirman que “nada más alejado de eso: se busca primero que la víctima recupere la autoestima, la confianza en sí misma y logre romper el miedo, que paraliza”, según afirma Romero.

“Lo que hicimos también fue criticado sin venir a ver las clases. Tengo mails de mujeres que nos agradecen haberles salvado la vida. No enseñamos a ahorcar, sino a soltarse de un ahorque. Ni a pegar, sino a defenderse de un golpe. Los cursos no generan violencia, enseñan a defenderse. Es usar toda la fuerza en un punto más débil. Buscamos que la víctima deje de serlo y sepa cómo soltarse de un agarre y salir corriendo”, argumenta Fernando Pascual, instructor de defensa personal, que dio cursos gratis en la ONG platense Las Mirabal.

En algunos países como Francia, Bélgica o España, con altos índices de violencia doméstica, estos cursos ya están regulados y los Estados se ocupan de proveerlos.

Iniciativa. El proyecto, que contempla cursos gratuitos dictados por institutos especializados a mujeres que “voluntariamente lo soliciten, siempre que exista una denuncia judicial que avale su condición de víctimas” no tiene antecedentes en el país. De hecho, si se convierte en ley, sentará precedentes. Y con esa cautela reciben la noticia en La Casa del Encuentro, la ONG que elabora informes sobre femicidios a nivel nacional.

“Este tema abrió un debate entre nosotras mismas”, dice a Perfil. “La realidad es que, en principio, celebramos iniciativas que sean tendientes a defender a la mujer; pero nunca trabajamos en esto, sí en fortalecerlas. Hay algo que queda invisibilizado, que es la violencia psicológica. Tendríamos que evaluar más adelante, si sale la ley, qué resultados da”, se sincera.

El diputado Romero es consciente de que la iniciativa abre el debate: “Enviamos copias a algunas instituciones que trabajan con víctimas de violencia de género. Algunas se expresaron a favor y otras con reservas. Pero somos defensores de su utilidad. Lo último que se busca es el contacto físico con el agresor”, dice. Para Mabel Bianco, presidenta de Fundación para Estudio e Investigación de la Mujer (FEIM), “la propuesta es original e injusta, porque agrega a las mujeres que padecen violencia una nueva responsabilidad: capacitarse para evitar los golpes, mientras que los golpeadores seguirán golpeando y adaptando esos golpes a la capacidad que demuestre la mujer ante este aprendizaje. El planteo es naïf”, argumenta.

Para el instructor Pascual, acercarse al tratamiento de las víctimas durante los cursos representa el mayor desafío: “Con el tiempo se van soltando. Cuando uno les agarra la muñeca, la cara cambia. Pero cuando cuentan sus casos, descargan un poco la presión que sienten”.

En sus cursos participa también una instructora mujer, que las contiene. En La Plata, enseñaba los lunes a la mañana, porque muchas mujeres podían tomar la clase sin que su concubino lo supiera, luego de dejar a los chicos en el colegio. Y en Bariloche, una iniciativa gratuita impulsada por dos instructores a raíz de dos femicidios juntó setenta mujeres de todas las edades. Sin dudas, el debate recién comienza. (Perfil).

4 comentarios en “Quieren que víctimas de violencia de género hagan defensa personal

  1. Excelente proyecto.!! Es mas que necesario ya que tarde o temprano las mujeres son asesinadas por su pareja o ex .

  2. Está muy buena la preparación de la mujer para evitar agresiones, de violencia de género, de eventuales asaltos y de no ser siempre la víctima pasiva de la violencia. Está también la prevención de saber si el agresor tiene armas, porque ante la defensiva de su víctima podría llegar a utilizar algún tipo de arma. También capacitarse para enfrentar con decisión la violencia psicológica que también hiere.

  3. Karina: en tal caso y si “más tarde o más temprano las mujeres van a ser asesinadas por su pareja o ex” propongo que en lugar de la libreta de matrimonio se le entregue a la flamante esposa un magnum 357 con su correspondiente dotación de balas, en el caso de parejas igualitarias sugiero interrogar a cual de ellos le corresponde el roll femenino y en caso de ser alternativo plantear una rotación en la posesión del arma. Tambien podemos evitar todo este trámite simplemente dejando de formar pareja y delegando las funciones reproductivas al centro de inseminación artificial más próximo. En fin… propongo ideas nomás.

  4. Si quieren podemos discutir sobre la conveniencia o no de esta idea, pero mi experiencia me dice que la principal violencia se ejerce desde lo económico. Muchísimas mujeres no denuncian a sus parejas porque no tienen como alimentar a sus hijos. No seamos hipócritas, la realidad de nuestro país es muy diferente de la de Francia. Lo que hace falta es contención y un plan de emergencia para permitirle a la mujer, que siendo victima logra excluir al victimario del hogar, mantenerse ella y sus hijos. La protección contra cualquier tipo de violencia haciendo uso de algún otro tipo de violencia es obligación del Estado y de sus Fuerzas de Seguridad. Cuando existe igualdad económica y social entre los miembros de una pareja, cuando existe autonomía de ambas partes…. los hechos de violencia se reducen y en el caso de producirse se resuelven con la separación digna e inmediata de ambos miembros. En todo caso estoy de acuerdo con que se enseñe defensa personal a ambos sexos dentro de los programas de educación física de las escuelas medias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.