Procrear en Dorrego: Mi perro agarró una liebre

Compartir

imagesPOR CARLOS MADERA

El jueves se concretó una nueva sesión del Concejo Deliberante y como ocurre habitualmente algunos de los temas tratados siempre está a la vanguardia de la consideración popular, y porque no decirlo, por obra de los propios protagonistas o por lo acentuado por nosotros mismos, digo este medio. Los temas no se instalan por sí solos, por el contrario llevan tratamientos en comisión y demás, salvo reconocimientos, homenajes o recordaciones.

Me resulta coincidir con alguna opinión escuchada, que no todos los temas entusiasman singularmente a la mayoría, y ya no hablando de los concejales. Sin duda, todos tendrán su importancia sino no pasarían por el tratamiento del Cuerpo.

Se reconoció el cincuentenario del Insta en el Partido de Coronel Dorrego detalladamente, también se anuncio una importante ampliación en la red de gas domiciliaria, obra siempre bienvenida y esperada por la población, se discutió con argumentos más que conocidos, como se esperaba, la rendición de cuentas ejercicio 2014, aceptada por el proyecto de la mayoría como también se suponía, alguna singularidad como la abstención del bloque unipersonal del Ford, algún otro tema administrativo rutinario y también la declaración de Interés Municipal hacia el programa PROCREAR de créditos para la construcción de viviendas.

Momento oportuno para recordar que en pocos días se cumplen 3 años desde el lanzamiento del mismo por parte del Gobierno Nacional. Dicha norma supone, solo un paso administrativo primario que cientos de comunas de todo el país cumplimentaron rápidamente y en su momento.

Supone la autorización por llamarlo de algún modo a que los gobiernos municipales entre otras cosas dispongan la oferta de terrenos fiscales o con acciones sobre ociosos o legalmente posibles, se transformen en ello.

Ahora bien a la oportunidad histórica de la importancia del programa se le ha impreso en otros lares distintos aspectos de apoyo o asistencia paralela.

Por ejemplo, la disponibilidad de personal y estructura de obras públicas para trámites relacionados con lo catastral y lo eminentemente profesional en asesoramiento e información del programa y del Banco Hipotecario. Proyectos de construcción, determinación y búsqueda de esos solares que serán vendidos, no regalados ni cedidos, por el Erario público hacia los titulares de los créditos que adquieren y pagan esos terrenos, como si fuera la oferta privada.

Además, implica, hay que promoverlo claro, la obtención de la provisión de servicios básicos, agua, luz, afirmado y apertura de calles, si hicieran falta, no sin antes pasar por diversas formalidades que prevén también intermediación del Estado como tutor ante privados.

El programa cuenta con modelos protocola rizados de construcción, que llevan a veces adecuaciones, casi siempre por adaptación al monto del crédito. En otro aspecto y ya más avanzado, el tramite de escrituración se gestiona ante la Escribanía General de la provincia para despojar de costos al beneficiario, en convenios de las municipalidades, aspecto presente en el nuestro desde hace tiempo.

El amparo estatal en este sentido es fundamental para la concreción de la vivienda propia. Solo los eslabones de los gobiernos, todos, (y este sentido créanme que los postulantes, no hacen distingos ante tamaña oportunidad), llevan y a la vista está, a concreciones de importancia.

Nadie dice que es tarde, de hecho 16 borregueros contarán con la oportunidad, de todas maneras preocupa la aceptación de la importancia histórica de un programa de créditos para viviendas por sorteos que no interfiere de ninguna manera con cualquier otro proyecto o idea parecido.

Algunos profetas prevén un fin de ciclo que se llevaría consigo políticas públicas como las que hablamos, en ese caso sería tarde. No me parece tanto, por lo pronto, como que es de día, el Procrear sigue su marcha.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.