Cuentas truchas de Facebook: desestiman la denuncia de Juntos por Dorrego

facebookLa Justicia desestimó la denuncia efectuada por el concejal Hugo Segurola, en representación de la agrupación Juntos por Dorrego, por la creación de cuentas truchas en las que se “exponen publicaciones falsas, acompañadas, en algunas ocasiones, de fotos, principalmente de adolescentes y jóvenes” (LEER AQUÍ).

“Analizadas las presentes actuaciones, surge de las mismas que personas que han aceptado previamente formar parte de una red social y aceptar el riesgo que ello implica, serían blanco de difamaciones por parte de uno o varios sujetos que utilizan para ello diferentes cuentas de dicha red social denominadas …”, expresó el fiscal bahiense Sebastián Foglia al explicar la resolución.

“Las personas afectadas, al formar parte de una red social, celebraron un contrato virtual mediante el cual aceptaron las reglas y condiciones fijadas de antemano por el prestador del servicio, hallándose previsto, dentro de la comunidad, formas de denunciar virtualmente el comportamiento abusivo de un integrante de la red”, agrega.

“Cabe agregar que la publicidad lograda mediante este tipo de difusión, es limitada a los adherentes a la red social que envían una solicitud de ‘amistad’ a las cuentas, puesto que las personas ajenas a dicho proceder no pueden observar nada de lo que allí se publica”, aclara Foglia.

Para el fiscal, la red social “sería tan solo el instrumento utilizado para cometer los hechos y dar difusión a supuestas conductas que, en su gran mayoría, atentarían contra la supuesta moral del controlador de la página, del afectado, o bien la moral social reinante (concepto ambiguo y sumamente discutible)”.

Tras destacar que “las conductas traídas podrían configurar, en su gran mayoría, el tipo previsto del artículo 110 del Código Penal y en algunas afirmaciones puntuales el tipo previsto por el artículo 109, tratándose tanto la injuria como la calumnia de delitos de acción privada, la única parte legitimada para promover la acción, proseguirla e impulsarla hasta su terminación, es el particular damnificado…”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.