El Proyecto “Sopa de Piedra” cerró el año

Se realizó el cierre de actividades del Proyecto de Fortalecimiento Familiar Sopa de Piedra.

Fue en la sala de Espera de Pediatría del Hospital Municipal a la luz de las velas, entre cuentos y canciones, con gran concurrencia de madres de la comunidad, El Perdido y San Román, autoridades municipales, educativas, profesionales de la salud y agentes comunitarios.

“En un clima de alegría y esperanza se despidió el año 2012, construyendo la paz desde cada lugar por pequeña que sea, valorizando el espacio de encuentro como un camino de crecimiento que permite acompañar a cada familia en esta hermosa tarea de criar”, se mencionó desde la organización. (29|11|12)

2 comentarios en “El Proyecto “Sopa de Piedra” cerró el año

  1. OJALA LOS ARGENTINOS APRENDAMOS A TOMAR “LA SOPA DE PIEDRA” ESA ES LA ÚNICA FORMA DE LIBRARSE DE LOS MALOS GOBIERNOS.

    AQUI TE DEJO PARA QUE LEAS, EL PORQUÉ DEL NOMBRE

    “La piedra de hacer sopa” (Cuento Popular)

    Era un pequeño pueblo y todos se conocían, por eso la mujer se llevó una gran sorpresa al ver que en su puerta había un extraño correctamente vestido pidiéndole algo para comer.
    -Lo siento – dijo ella – pero no tengo nada en casa.
    -No se preocupe – dijo amablemente el extraño -tengo en mi mochila una piedra de hacer sopa que junté en el camino. Si usted
    me permite echarla en una olla de agua hirviendo, yo haría la más exquisita sopa del mundo. Consiga una olla bien grande por favor.
    A la mujer le picó la curiosidad, puso la olla al fuego y fue a contar el secreto de la piedra a sus vecinas. Cuando el agua rompió a hervir, todo el vecindario se había reunido allí para ver al extraño y su piedra de sopa.
    El hombre dejo caer la piedra en el agua, luego probó una cucharada con verdadero deleite y exclamó: -¡Deliciosa! Lo único que le hace falta es unas cuantas papas.
    -¡Yo tengo unas papas en mi cocina! – gritó una mujer, y en pocos minutos estaba de regreso con una gran fuente de papas peladas que fueron derecho a la sopa.
    El extraño volvió a probar el brebaje. – ¡Excelente! dijo y añadió pensativamente: – Si tuviéramos un poco de carne, haríamos una sopa más apetitosa.
    Otra ama de casa salió zumbando y regresó con un pedazo de carne que introdujeron rápidamente en la olla.
    Cuando el hombre volvió a probar el caldo, puso los ojos en blanco y dijo: – Ah, que sabroso! Si tuviéramos unas cuantas verduras sería perfecto, absolutamente perfecto…
    Una de las vecinas fue corriendo hasta su casa y volvió con una cesta llena de cebollas y zanahorias y rato después de introducir las verduras, el extraño probó nuevamente la sopa y con tono mandón pidió la sal.
    Aquí la tiene, le dijo la dueña de casa y entonces él llamó a comer: -¡Platos para todo el mundo!
    La gente se apresuró y fue a sus casas en busca de platos y cucharas. Algunos regresaron trayendo incluso pan y frutas. Luego se sentaron a disfrutar de la nutritiva comida, mientras el extraño repartía abundantes raciones de su increíble sopa. Todos se sentían extrañamente felices, reían, charlaban y compartían por primera vez la mesa y sus historias.
    En medio del alboroto el extraño desapareció pero había quedado en el fondo de la olla, la milagrosa piedra de hacer sopa.
    -Lástima que no sabemos como hacerla- se lamentó una muchacha.
    -Nosotras tenemos la receta porque fuimos tomando nota- comentaron un par de abuelas.
    Desde aquel día, en ese pueblo, cada vez que la gente quiere, se reúne y juntos preparan y comparten la sopa más deliciosa del mundo.

    Autor anónimo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.