“Las personas públicas tienen la obligación de hablar”

“Como a alguna gente les gusta catalogarnos, nos especializamos en buscarle el pelo al huevo, con toda justicia, porque si nosotros opinamos de ellos, ellos lo pueden hacer con nosotros.

“No obstante y no por desprestigiar lo nuestro, la mayoría espera mucho más de ellos que de nosotros que sólo contamos y opinamos sobre lo que ocurre o nos parece que ocurre y sobre lo que no ocurre, que eso sí preocupa.

“Existen mil variantes para hablar del silencio. Lo más reciente que he escuchado es de Galeano Eduardo, que cuenta en ocasión de hablar alguna vez con Perón durante su exilio y ante la pregunta de sus esporádicas apariciones, el viejo líder le respondió que imitaba a dios. “Es tan creíble, porque se muestra muy poco”, dijo.

“Otro entrevistado hablo sobre sus palabras: “Sino son superadoras del silencio, que no sean dichas”, mencionó.

“Muchas veces hay que detenerse en estas afirmaciones, pero a su vez lo que clasifica al interés, es de donde se esperan esas palabras. Las personas públicas tienen la obligación de hablar, algunas responsabilidades o cargos, más que otros marcan el deber de la comunicación constante.

“El orden o el ordenamiento de ciertas conductas no las valora el silencio, cuando comunicar, informar, contar se transforma en un deber incumplido. Los ámbitos del palabrerío oficial donde hablar es el fundamento causal de su propia existencia como el Concejo Deliberante que nos ocupa seguido, porque que no queden dudas al respecto, somos fieles adeptos al lugar por excelencia, donde la discusión política debe darse sin reparos.

“Y es costumbre lo de la transmisión por radio, de nuestra radio, más interesante aún para que se sepa, de que se habla y que a nadie le moleste la opinión sobre el desempeño de cada uno de sus integrantes o de cada uno de los temas que deciden abordar y el tiempo empleado en ellos.

“No apareció como definitivamente auspiciosa y humanitaria, la resulta de la última sesión donde una decisión en mayoría impidió la posibilidad que personas con discapacidades motoras que realmente lo necesitan, tengan el agua en bidones para consumo en su domicilio.

“Quedo sí como dato, no frecuente, al menos en los últimos tiempos la abstención de unos de los concejales del oficialismo en este tema, que seguramente merecerá ampliación periodística, más por el proceder que por la implicancia, ya que lo mismo le alcanzó a su bloque para rechazar la medida.

“Como todo molesta, y no es que me prive al hablar molestar a alguien, digo que el hecho es solamente anecdótico o no, por no acostumbrado y se encargara si es gustoso, quien lo protagonizó, el concejal Zarzoso de aclarar el tema.

Apareció como largo, lo dedicado a la nacionalización de YPF, donde abjurar de las mejoras banderas históricas de sus partidos, precedía como oponerse al cuete, y ante el acierto de la medida solo quedó, buscar algún pero al sí, no apareciendo como apoyando algo histórico y que desnuda la falta de aceptación que en política partidaria, todos los partidos sin excepción, obvio los que han gobernado, conservan un muerto en su armario.

“Deberá comprender el actual gobierno municipal y sus estamentos que el solo hecho del orden, como precepto de pulcritud administrativa, hasta la propia nimia ocurrencia de organizar fechas de festejos en el distrito por ejemplo, contrastan con silencios públicos exasperantes, sobre temas que la población quiere saber, sobre determinaciones que merecen más clara explicación y no las ha tenido, conllevando por el contrario disputas baldías, como cuando se abordó el tema de la reunión sobre la obra en el centro comercial donde aparecen varios concejales con versiones de lo ocurrido, insólitamente distintas y esto se interrumpe abruptamente una vez más recordando quién ganó las elecciones.

“No está mal que se recuerde eso, aunque no hace falta, ya que la votación en el recinto refresca la memoria a todos, y aparece como fatuo para no continuar con el debido debate.

Mañana recordaremos el día del trabajo, en una concepción de sentimientos encontrados, donde seguramente la valorización y la implicancia tienen mayor y singular importancia por parte de quién no lo tiene y lo busca incesantemente.

Nunca será poco el esfuerzo que debemos consensuar en la génesis misma de la dignidad del conjunto, como la búsqueda de trabajo pleno para todos, en una ilusión que se transforma crudamente en un derecho humano no satisfecho. Feliz día para todos.” (30|04|12)

(*) La columna de opinión fue escrita por el periodista Carlos Madera y fue difundida esta mañana en el programa de LA DORREGO, “Quien quiera oír que oiga”.

8 comentarios en ““Las personas públicas tienen la obligación de hablar”

  1. Carlos, coincido contigo, y el debate es unos de los pilares de la Democracia, el Partido gobernante en Dorrego, no hizo ni hace gala de ello, desde las asambleas truchas, a las desiciones ejecutivas son caprichos sostenidos por la obsecuencia de turno, el que habla, comunica, informa, SE VA, en una reunion en Marisol, le dije al Concejal Reyes (persona a la que aprecio),que Concejo eran los pasados, los debates el nivel de los mismos y los temas, por sobre todo.No es nostalgia, es simplemente reconocer lo que tuvimos y perdimos, yo como ciudadano comun, no me siento representado y mucho menos amparado. Lo del agua, parrafo aparte, un mamarracho.Un Abrazo Carlos. Gracias ala pagina. Ernesto Acosta.4744419

  2. Así es Carlos

    Es probable que nosotros, el pueblo mismo, desde el llano, somos los que debemos instalar los temas que nos afectan. ¿Cómo? Armado mesas de debate, comprometiendo a personas, invitándolas a aclarar conceptos. Me parece que no podemos esperar una nueva muerte para hablar de salud. En ese sentido me parece que los medios, los partidos políticos y las organizaciones intermedias deben jugar un rol fundamental en el asunto. Si el ejecutivo se abstiene será cuestión de evaluar de cara al futuro.

  3. En una política todavía muy verticalista, la abstención es un primer paso. Lo celebro… no debe ser nada fácil.

  4. Sii yo también celebro que existan cerebros pensantes, y que si a alguien se le ocurre una buena idea pero no supo escribirla bien haya otros cerebros mas preparados para lograr entre todos los beneficios para los ciudadanos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.